"LA OTRA ARQUITECTURA"
VIVIENDA TRADICIONAL Y ESPONTÁNEA
USO DEL ESPACIO DOMÉSTICO

INDICE

AUTORES

PROGRAMA

INAPL

Buenos Aires, 2004

Compilación:
Lic. Catalina Saugy,
investigadora del INAPL
antrposg@bibapl.edu.ar


Presidencia de la Nación
Secretaría de Cultura
Dirección Nacional
de Patrimonio y Museos.

INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGIA
Y PENSAMIENTO
LATINOAMERICANO
(INAPL)
3 de febrero 1378
(1426) Buenos Aires
TelyFax:(5411) 4783-6554;
4782-7251; 4784-3371
HTTP://www.inapl.gov.ar/

 
  Aquellas casitas de chapa (Berisso, prov. Buenos Aires)
por Arq. Oscar Enrique Michellod, Investigador y docente Fac. Arquitectura y Urbanismo, Universidad Nacional de La Plata.

Breve historia social de Berisso

La ciudad de Berisso , en la provincia de Buenos Aires, comenzó a desarrollarse como resultado de una localización industrial que le otorgó un carácter particular. Su origen no es portuario como Ensenada, ni político como La Plata, ni religioso como Magdalena: surgió al igual que Mar Del Plata, entorno a un saladero de carnes. La ciudad de Berisso está ubicada dentro del partido que lleva su mismo nombre, situada al este noreste de Buenos Aires, sobre los márgenes del Río de La Plata, limitando con los partidos de La Plata, Ensenada y Magdalena.

Actualmente se encuentra sumergida en el olvido y el ostracismo, a la espera de mejores épocas. Desde su génesis, su desarrollo urbano fue relacionado con diversos factores, éstos principalmente fueron: la actividad industrial, fundamentalmente frigorífica, la actividad portuaria y la migración. Este último factor fue la base más importante para la consolidación de la ciudad, que debido al cosmopolitismo existente gestaron un paisaje urbano particular debido a los volúmenes formales de sus viviendas.

En breve repaso de la historia y evolución de Berisso da cuenta que el primer núcleo de pobladores se estableció en las proximidades del saladero San Juan inaugurado en 1871 y cuyo dueño era Juan Berisso . El establecimiento estaba ubicado, al sur del pueblo de Ensenada de Barragán. El frigorífico era Sudafricano, pero sus dueños eran ingleses. En la actualidad, el mismo predio está ocupado por el Centro Cívico de la ciudad de Berisso .

Con la instalación en 1872 del saladero Tres de Febrero, propiedad de Antonio Cambaceres al norte de Ensenada, llegan entre los dos a emplear a 2.000 trabajadores de la carne, sumándose en 1879 el saladero San Luis, que provocó un aumento considerable en el número de trabajadores. La industria saladeril y las tareas propias de su exportación como carga y descarga determinaron que cada vez mas familias se afinquen en la zona.

La creación del Partido de La Plata en 1882, como consecuencia de la federalización de Buenos Aires, hace que Ensenada como el caserío junto a los saladeros pasen a depender del nuevo partido. Con el comienzo de las obras del puerto en 1883 comienzan algunos cambios sobre todos poblacionales:   a la gente que esta ubicada entorno al saladero se le agregan los que venían por la obra portuaria. Se empiezan a instalar en casitas precarias.   Al finalizar la obra en 1887 el caserío se integra a Ensenada a pesar de la barrera física que significaba el Gran Dock.

Con la actividad portuaria llegó el interés por las tierras, las que se lotean por primera vez el mismo año en terrenos contiguos al saladero San Juan bajo el nombre de Villa Banco Constructor. El loteo se repitió en 1909 y de ésta manera se comenzó a formar un caserío sin ningún tratado urbanístico.   Este loteo permaneció semi baldío hasta que, con la instalación del primer frigorífico en 1911 denominado La Plata Cold Storage . El frigorífico era Sudafricano, pero sus dueños eran ingleses. En 1915 se denomina frigorífico Swift en 1915. Las tierras fueron ocupándose lentamente por familias de trabajadores, reviviendo al poblado, que comenzaba a llamarse Berisso .

Asimismo en la zona de Los Talas que era zona de quintas por excelencia surgió otro asentamiento en el cual según censos de la época había un predominio de extranjeros, principalmente italianos.

La guerra mundial de 1914 provocó una gran demanda de carnes, por lo que en 1915 se estableció otro frigorífico el Armour . Entre 1916 y 1930 se producen nuevos loteos y la división en parcelas de tierras.

En 1922 se crea la Destilería YPF, importante fuente de trabajo que produce la diversificación de la actividad socioeconómica, que hasta ese momento sólo se remitía a los frigoríficos.

Las corrientes inmigratorias europeas de principios de siglo y de post guerra, se asentaron en gran medida en Berisso . La presencia de los frigoríficos, el puerto, la destilería y posteriormente la Hilandería ( The Patent Knitting CO, luego Cooperativa Textil Argentina), fueron generando un polo de desarrollo que se fue afianzando con la instalación de los Astilleros Río Santiago, las industrias petroquímicas y la Propulsora Siderúrgica.

La migración que provenía en su mayoría de Europa, principalmente de Italia, se vio favorecida por la construcción de importantes obras como la del puerto de La Plata, la destilería YPF, los astilleros y sumado a ello el pleno funcionamiento de los frigoríficos Swift y Armour , la atracción de mano de obra, provocó que los inmigrantes que arribaban al puerto de Buenos Aires fueran absorbidos rápidamente por la oferta laboral que había en Berisso .

 

Las casitas de chapa

Los habitantes de esta ciudad, que en un número muy elevado eran inmigrantes, para la construcción de sus viviendas han utilizado diferentes técnicas de construcción como así también los más variados materiales. Muchas de éstas técnicas fueron introducidas desde sus países de origen, los diferentes materiales que se han utilizado en algunos casos se debía al aprovechamiento de lo que tenían a su alcance, un ejemplo es la historia oral que comenta sobre viviendas hechas con el lastre de los barcos que venían a buscar carne a los frigoríficos que existían en esa época.

Los materiales básicos utilizados para la construcción de las viviendas eran maderas y chapas de cinc, que eran traídas en los barcos en su viaje hacia Argentina junto con carbón y adoquines de granito los que más tarde se utilizaron para el adoquinado de las calles de Berisso .

Las " casitas de chapa" , como se las suele llamar, son dueñas de la melancolía de los berissenses por ser las casas de su niñez o de sus abuelos. Se las reconoce como una solución práctica para una época difícil por su fácil construcción, siendo un símbolo de trabajo, esfuerzo y humildad. Construidas de madera y cinc, con una estructura interna de tirantes que sostenían las chapas clavadas en forma paralela al suelo en su exterior y por dentro se las revestía con maderas, conformaban paneles que se iban adosando unos a otros, permitiendo el crecimiento hacia atrás. Tanto las chapas como las maderas provenían del desarme de los " containers " (contenedores) de esa época, que eran dejados en un sector del puerto.

Lo particular de ellas es su forma de implantarse sobre el suelo. Eran montadas sobre pilares de ladrillos o sobre trozos de madera dura a 0.30/0.40cm del suelo, cuestión que era aprovechada posteriormente para poder realizar la mudanza.

Se deben tener dos aspectos en cuenta. Primeramente, las casas estaban ubicadas muy cerca del río, sobre zonas inundables por las crecidas y las sudestadas del Río de La Plata. Se llama sudestada, a las crecidas que produce el viento del sur sobre el Río de La Plata, que generalmente viene acompañado de fuertes tormentas. Otro aspecto importante es que eran construidas sin ninguna planificación y sobre cualquier terreno libre, "mudándose" ante cualquier situación incomoda o desfavorable hacia otro terreno disponible. La última mudanza se realizó en 1974.

Estas casitas se agrupaban unas al lado de otras, aunque no llegaban a tocarse, ya que era una forma de cuidarse en la propagación de incendios.

El volumen formal es de un prisma calado, que adquiere carácter por las terminaciones constructivas como son sus cenefas, cornisas, dinteles y aberturas; todos ellos de diferentes estilos, algunos con ornamentos de figuras geométricas (triangulares, rectas, circulares), figuras vegetales ó pequeñas ménsulas rectas o curvas que sostienen el remate de la casa.

Puertas y ventanas con celosías son pintadas del mismo color que el resto de las terminaciones de la casa, resaltando aún más, de acuerdo al tono, contra el plateado de las chapas de cinc. Las galerías que dan al patio tienen cenefas de chapa con formas vegetales, ó de madera con formas geométricas.

Existen algunas vinculaciones formales entre el tipo de casita de chapa y su constructor o primer propietario.

Aquí podemos vincular por un lado, una casita de chapa más bien compacta y cerrada, que puede ocupar todo el frente del lote o no y cuya es fachada recta con un remate que tiene una cornisa lisa que en algunos casos esta ornamentada, ó simplemente una chapa plegada, distinguiéndose una puerta central y a sus lados ventanas, estas aberturas no tienen demasiados tratamiento de sus cenefas ni de los dinteles.

Otra, es aquella casita más bien alargada hacia atrás que van sumando habitaciones una detrás de otra y que cuenta con una galería a lo largo de estas, ocupan casi medio lote y dejando un paso hacia el fondo, su fachada es recta con cornisas bien trabajadas al igual que los dinteles y cenefas de las aberturas.

Por lo general las galerías cuentan con un sector con trillage y tienen cenefas muy trabajadas, también se produce otra relación entre la forma del ornamento y las baldosas utilizadas ya sea en la forma vegetal o geométrica.

Las casitas que describo en primer lugar tuvieron como constructor o primeros habitantes a inmigrantes españoles, mientras que en las últimas a inmigrantes italianos, a pesar que existen muchos ejemplos de casitas que verifican lo expresado, aún no puede tomarse como un patrón o modelo todavía.

El " trillage "   es otro elemento característico no tanto en las casitas urbanas sino más bien en las ribereñas.

Del mismo modo, la vegetación que acompaña a estas casas es importante, árboles frutales, plantas trepadoras sobre los trillage , parras y glicinas eran utilizadas para atenuar los calores del verano.

Las casitas ubicadas sobre la ribera mantienen muchas de éstas características constructivas diferenciándose por que están sobre palafitos separándose 2.00mts del suelo. Ganan debajo de ellas todo un sector de sombras para el verano en donde realizaban sus labores, que además posibilita guardar las herramientas de trabajo y de almacenamiento para el invierno.

Éstas casitas le dieron tanto al paisaje urbano como al natural su toque distintivo, que en la actualidad poco a poco se están perdiendo sobre todo las viviendas urbanas, porque las que se encuentran deshabitadas son desarmadas o se les quita el techo con el único propósito de que no sean usurpadas; se las adultera modificándoles la fachada (con mampostería de ladrillos) para simular otro tipo de vivienda o simplemente se las demuelen para construir la anhelada vivienda de material. En Berisso se diferencia entre las viviendas de chapa (cinc) y las de material (ladrillos). Abandonar la casita de chapa y pasar a una de material era una meta y un sueño no confesado hasta lograrlo de todo berissense .

 

La ubicación de la ciudad muy cercana al Río de La Plata le confiere un carácter particular en su forma de implantarse sobre el territorio, la escasa profundidad de sus suelos firmes puede tomarse como hipótesis por el cual el perfil urbano no es muy alto y no presenta edificaciones significativas en altura. Pero éste carácter definido por su horizontalidad, casi paralelo con su entorno aporta la singularidad de lugares capturados por sus habitantes, generando una imagen estética ondulante y colorida. Al color de sus aberturas, el típico color plateado de las chapas y los reflejos que el sol produce sobre ellas, se mezclan con las superficies de textura rugosa de aquellas primeras construcciones hechas de material y con las actuales viviendas de variadas terminaciones en sus frentes; formando un paisaje urbano con un ritmo por demás variado en algunas zonas de la ciudad. La calle Río de Janeiro es rica en ejemplos de éstos tipos de construcciones.

El carácter de éste paisaje urbano es sostenido por la presencia de agua y por la vegetación abundante que fortalece la articulación entre lo urbano y lo natural. Es apoyado también desde la articulación formal de las construcciones que se van adaptando a las condiciones particulares del entorno.

BIBLIOGRAFÍA

Michellod , Oscar. 2001. Paisaje. Reflexiones . Ediciones Al Margen. La Plata. Argentina

 


Detalles de galerías, cenefas, cornisas y dinteles en casitas de chapa urbanas.

 

 

          

          

 



 


http://www.naya.org.ar/inapl/
© INAPL 2002-2004