Ciudad antropo-arqueologica Ciudad Virtual de Antropología y Arqueología.
Recursos de Investigación
www.antropologia.com.ar
www.arqueologia.com.ar
www.naya.org.ar
El portal de Antropologia en español

Recibir novedades
 II Congreso Virtual de Turismo 2003
Presentación
Auspicios
Inscripcion
Indice de Autores
CONCLUSIONES
 III Encuentro de Turismo Cultural:
Presentación
Auspicios
Inscripcion
CONCLUSIONES
Antecedentes
I Congreso Virtual de Cultura y Turismo
I Encuentro Salta
II Encuentro Jujuy

 


NUEVO BIBLIOTECA EVENTOS UNIVERSIDAD MAPA Equipo NAyA CONTACTENOS
  INICIO > TURISMO > II CONGRESO VIRTUAL Compartir en: recomendar

LOS FOCOS ROJOS DEL TURISMO VINCULADO A LA CULTURA: CUATRO CASOS MEXICANOS

Leticia de Salazar Díaz
Ciudad: México, México
Instituto: ITAM (Instituto Tecnológico Autónomo de México)

Resumen:

México, uno de los países con el mayor número de declaratorias otorgadas al patrimonio cultural tangible que alberga, ha disfrutado y padecido al mismo tiempo las prácticas turísticas vinculadas a la cultura.

A causa de intereses económicos y políticos, así como la falta de conciencia social y ecológica, el turismo llega a ser la gota que derrama el vaso de los problemas para las comunidades y para el patrimonio mismo.

El propósito de este trabajo es exponer cuatro casos mexicanos donde uno u otro factor ha desvirtuado de alguna manera el turismo cultural.

En el caso de Oaxaca, la disputa entre Mc.Donald's y la cultura local por asentarse en el centro de la ciudad; en Cancún, por la destrucción del entorno ecológico provocada por las necesidades turísticas que al mismo tiempo parecen olvidar el potencial maya de la zona; en el puerto de Veracruz porque la bonanza turística ha ocasionado problemas sociales entre la población de la entidad que paralelamente está olvidando su cultura; y finalmente el caso de El Tajín, también en el estado de Veracruz, donde las autoridades han convertido dicho sitio arqueológico en botín político.

El objetivo de difundir esos casos es el de permanecer alerta, detectar la presencia de focos rojos y ponerles un alto para preservar la riqueza cultural de nuestras localidades.

 

Introducción

Turismo cultural, probablemente la modalidad más encomiable del viajero. Más que un viaje, un paraíso. Más que sol aislado, laberinto en la eternidad de la memoria.

Al turismo siempre se le había estudiado por el lado de los beneficios económicos. Ahora, se ha visto que su influencia puede llegar mucho más lejos. En el caso de la cultura, el turismo es la mejor estrategia para que la humanidad se acerque a su patrimonio cultural.

He ahí donde radica la gloria del turismo cultural: al tiempo que permite conocer el patrimonio, atrae los recursos necesarios para preservarlo y para que las comunidades receptoras se desarrollen de manera integral.

En un mundo globalizado donde las distancias se acortan y los intereses de los unos por los otros van en aumento, el turismo cultural se va posicionando en las preferencias de las personas al permitir un acercamiento con esos mundos que aparecen nuevos en el globo.

Ante lo anterior, debemos ser visionarios y aceptar el reto: queremos conocernos, descubrir nuestras raíces, la esencia de la otredad. Hagamos nuestro ese patrimonio cultural y de forma planeada llevemos a la marcha ese proyecto que puede ser tan enriquecedor en sus múltiples facetas.

Focos rojos

Toda clase de turismo tiene dos facetas: Por un lado se encuentra el lado positivo, donde la derrama económica, la creación de empleos, el impulso a otras industrias y el sano esparcimiento de los viajeros son las características principales. Incluso, en el caso del turismo cultural puede ser la mejor estrategia para promover el patrimonio cultural en la globalidad.

Sin embargo, el turismo también tiene un lado negativo, aquel que es nocivo y que puede llevar al deterioro, ya sea por acción directa de los visitantes o por los mismos habitantes del destino turístico, pero ambos como producto de dicha actividad.

En el ámbito cultural, los flujos masivos exigen la implantación de negocios globales como cadenas hoteleras o de alimentos que, al establecerse en los lugares donde existe patrimonio cultural, pueden afectar al patrimonio mismo.

En lo ecológico, la necesidad de ser turísticamente atractivos provoca que cualquier permiso se otorgue, tanto para construir en las inmediaciones de los ecosistemas como para la circulación de enormes barcos, que bajo la modalidad de crucero surcan los mares sin importar la destrucción de arrecifes de coral y la muerte de seres vivientes que eso lleva consigo.

La sociedad también se ve perjudicada. En ocasiones, las cifras arrojan resultados sorprendentes que hablan de la bonanza turística de un lugar. Sin embargo, eso no conduce necesariamente a mejores condiciones de vida para la población receptora, sino que puede generar graves problemas sociales como drogadicción o alcoholismo.

Lo político no es la excepción. Existen destinos o proyectos turísticos plenamente identificados con algún político en turno, quien se encarga de difundir sitios que le dejarán algún beneficio económico o en su curriculum político. Al promocionar un lugar  ignorando completamente si se cuenta con la infraestructura o las condiciones necesarias para un funcionamiento adecuado, los políticos están impulsando un “pseudo turismo” que puede llevar a la destrucción del sitio y el patrimonio cultural que pueda contener.

A continuación se describen algunos casos a manera de denuncia, donde el turismo ha provocado una serie de problemas de diversa índole que laceran a las localidades donde se lleva a cabo. Algunos de ellos fueron relatados de viva voz por los pobladores de algún destino turístico o que vivieron el tiempo suficiente en ellos para darse cuenta del grave problema que afectaba a la localidad. Otros, son producto de seguimiento hemero- bibliográfico.

Pérdida de identidad y deterioro del patrimonio cultural

Oaxaca es un estado situado al suroeste del país, en la convergencia formada por la Sierra Madre del Sur y la Sierra Madre de Oaxaca. Su capital, la maravillosa ciudad de Oaxaca, enclavada en el valle, fue incluida en la Lista de Patrimonio Común de la Humanidad de la UNESCO en 1987 y es un excelente ejemplo de turismo cultural exitoso.

Oaxaca siempre se ha caracterizado por su pluralidad étnica y por tener rasgos identitarios sólidos. Es probable que la población no se diera cuenta de la riqueza cultural que ello implica, pero conservando por siglos sus tradiciones han hecho posible que la humanidad goce de su patrimonio.

¿Qué motiva a la gente a viajar a esa ciudad? Los turistas se dirigen a Oaxaca por el simple placer de estar en ella: recorrer sus calles, sentarse en la plaza a ver pasar a la gente y escuchar la banda de música, entrar en sus numerosas iglesias, e ir al mercado a comer tasajo[1] o mole negro y tomar un delicioso chocolate caliente. Eso es turismo cultural. Los viajeros no siempre están plenamente conscientes de ello, pero lo que los motiva a visitar el sitio oaxaqueño es su patrimonio cultural.

Además, se sabe que buena parte de los oaxaqueños vive de la industria turística, ya sea que trabaje en hoteles, surta de materias primas a los restaurantes, conduzca medios que transporte que lleven a la ciudad o venda artesanías a los visitantes.

Por lo anterior, es evidente que Oaxaca depende en buena medida del turismo. La mayor parte de los turistas acuden de Europa, Japón y Estados Unidos. A diferencia de los turistas de playa, el turismo oaxaqueño busca cultura y al encontrarla la respeta profundamente.

Es cierto que la mayoría de turistas que van a Oaxaca lo hacen en el plan conocido como “mochilero”[2] y no deja una gran derrama económica. Pero eso demuestra que la importancia del turismo cultural no sólo es económica, sino espiritual y de preservación. Los turistas que viajan a aquella ciudad tienen conciencia del patrimonio, por lo que lo visitan y admiran sin provocarle daños. Lo mismo hacen sus habitantes quienes, orgullosos de su propia cultura, dan una mano amiga al turista y le ofrecen lo mejor de sí.

Mas eso no ha sido suficiente para algunos y su ambición se desenfrena. La cadena de comida rápida McDonald’s, empresa global que no ofrece un producto de calidad sino solamente una marca que se puede identificar en todo el mundo, estudia a profundidad el mercado de los países donde piensa establecerse. Así es como sus puntos de venta se ubican en lugares concurridos como centros comerciales, plazas y explanadas, y hace años sus ejecutivos se dieron cuenta que los sitios turísticos eran lugares inmejorables para poner sus locales.

Por lo anterior se puede afirmar que McDonald’s fue un negocio que palpó la importancia que tenía el turismo cultural – al menos y por desgracia – en el ámbito económico. En otras palabras, McDonald’s vio que mucha gente visitaba sitios culturales como la Catedral de Nôtre Dame en París y la ciudad italiana de Florencia, entre otras, y en frente de cada uno de esos sitios puso un restaurante de comida rápida. Todos esos turistas eran potenciales consumidores de sus hamburguesas.

Conscientes también de que el centro de Oaxaca atraía numerosos turistas igual que los otros sitios y aprovechándose de los lugares importantes para hacer su aparición, McDonald’s vio que la rentabilidad era alta para instalarse ahí, en plenos portales de la plaza, en el centro de reunión de propios y extraños, en el corazón de la ciudad.

Vendiendo la idea de modernización tras la cual se esconde su afán económico, McDonald’s siempre consigue los permisos oficiales para establecerse. Lo mismo ocurrió en Oaxaca, donde los supuestos expertos en materia de cultura que conforman el personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) autorizaron el nuevo local de la transnacional.

Lo más grave en ese caso es que el modus vivendi de los oaxaqueños depende de su cultura y del turismo que esta llama. En buena medida, el valor de Oaxaca radica en su patrimonio cultural, y el establecimiento de un McDonald’s en pleno centro pone en peligro tanto el patrimonio cultural tangible como el intangible. El primero porque la “M” que conforma la imagen de la empresa contrasta y altera visualmente los arcos tradicionales que datan de la época colonial. Las características físicas de los establecimientos McDonald’s chocan con el estilo arquitectónico por el cual se incluyó a la ciudad de Oaxaca en la Lista del Patrimonio Común de la Humanidad.

El segundo, porque los oaxaqueños también "venden siglos de tradición culinaria".[3] Hay que recordar que el patrimonio cultural intangible incluye las manifestaciones gastronómicas tradicionales como parte de la identidad de un pueblo. Así que la llegada de un McDonald’s a pleno centro de Oaxaca pone en peligro su tradición gastronómica, su patrimonio cultural y, con ello, la identidad de los oaxaqueños.

La población no se ha cruzado de brazos. Desde el principio, Francisco Toledo y el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Oaxaca (ProOax),[4] encabezaron las protestas y propusieron al Ayuntamiento la realización de un referéndum para que la población oaxaqueña decidiera si quería o no un McDonald’s en el centro de su ciudad. Asimismo, exigieron una revisión a la ley cultural del estado.

El presidente municipal, Gabino Cué Monteagudo, junto con 24 organismos no gubernamentales, instituciones públicas, asociaciones civiles, centros académicos y cámaras empresariales, organizaron el Foro sobre la Protección del Patrimonio Cultural del Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca, con objeto de conocer lo que pensaban la ciudadanía y los expertos en materia cultural. Dicho Foro inició el 7 de septiembre de 2002 y se prolongó 6 días. La respuesta fue un NO rotundo a la instalación de la transnacional en el centro.

En cuanto al segundo punto, el de la ley cultural de Oaxaca, el Congreso estatal redactó un borrador de propuesta de ley "que contempla proteger los monumentos históricos de la entidad de las empresas que 'atenten' contra el pasado histórico de los oaxaqueños y su cultura arquitectónica, visual o sentimental".[5]

Tan grande es el peso de Toledo y el patronato que el borrador se entregó primeramente a ellos para ver si tenían observaciones que hacerle antes de que se convierta en ley. Eso demuestra que la sociedad civil ha tomado efectivamente las riendas de su cultura, su promoción y preservación, y que gracias a eso se impide que se atente contra el patrimonio cultural.

Ante ese panorama, lo mejor que puede hacer McDonald’s siguiendo esa línea es poner su local a unas cuadras del centro, lugar donde acudirán los interesados en su comida rápida.

Daño al ecosistema

El caso de Cancún es uno de los más dramáticos en cuanto a daño ambiental. Cancún es un puerto ubicado en el estado mexicano de Quintana Roo que se beneficia del esplendor del Mar Caribe. En sus cercanías se encuentran zonas de enorme valor histórico como son Tulum y Chichén Itzá – aunque este último pertenece al estado de Yucatán –.

Originalmente, en los años setenta, se le concibió como un lugar paradisíaco para cierto tipo de turistas, principalmente europeos y estadounidenses con alto poder adquisitivo. Para los mexicanos era prácticamente prohibitivo ir allá.

Esos planes pudieran considerarse discriminatorios, pero un lugar como Cancún exige mayor control del turismo que ahí puede acudir por los riesgos que corren el ecosistema y los sitios arqueológicos ante la masificación. Los recursos aportados por una cantidad modesta de turistas con alto poder adquisitivo serían suficientes para preservar el puerto. Un turismo masivo podría perjudicar el lugar.

Así se conservó Cancún casi virgen por cerca de 20 años, hasta que en septiembre de 1988 el huracán Gilberto arrasó con toda la infraestructura del puerto, dejando un saldo de entre 24 y 316 pérdidas humanas, en tanto que los daños materiales ascendieron a mil millones de pesos. Cancún estaba devastado y en ese momento se creyó que abriendo el turismo a la masificación sería como saldrían del problema. El tiempo ha demostrado lo contrario.

Las autoridades pensaron erróneamente que aumentando la oferta provocarían una demanda que aportara los recursos para la reconstrucción del puerto. Las tarifas se abarataron a tal grado que Cancún recibe un número excesivo de turistas – nacionales y extranjeros – que llegan a realizar actos irresponsables y que no necesariamente dejan una derrama de consideración.

Entre ellos se encuentran los llamados “spring breakers”, adolescentes estadounidenses cuyo único móvil de viaje es ir a un lugar donde no hay reglas y se puede hacer lo que no está permitido en su país. Para ellos se arman “paquetes” que incluyen viaje redondo en avión, hospedaje y en ocasiones alimentos ilimitados por cuotas francamente ridículas.

Los "spring breakers" llegan a Cancún sin una conciencia de preservación del entorno, sin tener el más mínimo respeto por el lugar que los recibe. Lo peor es que ni siquiera gastan. Lo único que consumen son cervezas y palomitas de maíz. Además se dedican a ingerir bebidas alcohólicas y drogas en la vía pública sin que nadie lo prohíba. Eso implica un problema social porque los lugareños toman los hábitos de los turistas, y los vicios no son ni parte de una identidad nacional ni buenos en sí mismos.

¿Que porqué se permiten esos excesos? Por una serie de intereses creados, entre ellos los de los hoteleros – que son de los pocos que se benefician con los dólares de los jóvenes estadounidenses que llegan en cascada durante el verano – y los especuladores de tierra.

El problema ecológico se encuentra en parte ahí, pues los hoteles arrojan todos los desechos producto del turismo masivo a la laguna de agua dulce llamada Bojórquez[6] que se encuentra también en Cancún. En esa laguna solían habitar varias especies, pero desde que el huracán Gilberto mezcló las aguas saladas del mar con las de la laguna, y desde que el turismo masivo aumenta los desperdicios, el equilibrio ecológico ha sido alterado y muchos animales han desaparecido de ese ecosistema.

Además, el afán por atraer turistas puso de moda la construcción de campos de golf. Al no haber suficiente terreno para un proyecto que necesita una vasta región de tierra, dragaron la zona para rellenarla sin estudiar el impacto que eso traería. Eso provocó que el agua se volviera turbia, que algas, materia orgánica en descomposición, olores desagradables y fauna nociva aparecieran. Ha aumentado la deforestación, se ha perdido más del 50% de los manglares y la calidad de las aguas se ha deteriorado por la circulación de vehículos que dejan combustibles y lubricantes en la superficie. La belleza de antaño de la laguna se ha ido difuminando.

El agua de la laguna podría regresar a su estado natural si se pusieran en práctica las recomendaciones hechas por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), un organismo descentralizado que después de estudiar las condiciones de Bojórquez propuso quitar mediante bombeo el nitrógeno y el fósforo del agua – ingredientes que los humanos han añadido de manera artificial junto con desechos combustibles – para regresar a la transparencia, a un agua libre de materia orgánica que se descompone y produce mal olor. Por desgracia, no existe la voluntad política necesaria para purificar la laguna, a pesar de que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) apoyó la creación de la bomba y el Fondo Nacional para el Turismo (FONATUR) financió el estudio ambiental de Bojórquez.

También conviene a algunos que los turistas lleguen masivamente porque les venden predios a la orilla del mar a precios muy bajos. En pocas palabras, en Cancún existe la especulación de tierras y se lucra con espacios que son parte de la nación o incluso de la humanidad. Tal es el caso de la zona cercana a la Riviera Maya, lugar que pretende recuperar la exclusividad que gozaba Cancún anteriormente, con la diferencia que ahora no se está realizando bajo una planeación sobre el impacto que tiene en la localidad.

La Riviera Maya es un proyecto conformado por una serie de hoteles y casas edificadas a lo largo de la costa, llegando casi a la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, sitio que también está incluido en la Lista del Patrimonio de la UNESCO. La expansión del proyecto está depredando la selva quintanarroense, incluyendo la Reserva, con tal de seguir recibiendo un pago por la venta de esas tierras.

Por si todo lo anterior fuera poco, existe otra actividad turística que pone en peligro el medio ambiente de Cancún. Dicha actividad son los cruceros. Esas embarcaciones cuentan con permiso de acercarse cada vez más a tierra firme so pretexto de que los turistas a bordo admiren desde su lugar los bancos de coral. Pero al pasar encima de ellos los mata, ya sea por el golpe del barco con sus estructuras o por los desechos que arrojan al mar. Los arrecifes de coral de Cancún son reconocidos por su variedad y belleza, pero el turismo los está acabando.

Anteriormente, el turismo con alto poder adquisitivo iba a Cancún a descansar y sabía que cerca de ahí existen sitios arqueológicos que guardan vestigios mayas, tales como los ya mencionados Chichen Itzá y Tulum, a los cuales acudía. Actualmente, la oferta cultural pasa inadvertida por la mayor parte de turistas, los cuales se dedican a la vida nocturna, a tirarse en una toalla en la arena durante el día, o a subirse en vehículos motorizados que derraman aceite o diesel en el agua de mar o la laguna, afectando casi irreversiblemente el entorno ecológico de Cancún. Olvido o beneficio, al menos el patrimonio cultural permanece al margen de ciertas modalidades de turismo nocivo en Quintana Roo. Pero inevitablemente, el problema ambiental es un punto rojo manifiesto en el Caribe mexicano.

Tendencias globales afectando a la sociedad

En el caso de Cancún ya se anunció la ingesta de alcohol como un problema cada vez más frecuente en los lugares turísticos. En ese sentido ocurre algo similar en el puerto de Veracruz, capital del estado mexicano del mismo nombre.

Veracruz ha sido uno de los puertos más importantes del país. Enclavado en el Golfo de México, Veracruz se caracterizaba hasta hace unos años por acoger actividades de la Secretaría de Marina y Petróleos de México (PEMEX). Mas no por ello carecía de visitantes. Los viajeros acudían al puerto para conocer el Fuerte de San Juan de Ulúa – punto medular de intercambio entre Europa y el Nuevo Mundo –, escuchar las jaranas en el kiosco y pasear por el Malecón sintiendo la brisa en el rostro.

Al pasar los años creció la infraestructura para acoger a un mayor número de turistas. Veracruz entró en la dinámica turística mundial con gran fuerza. Por ese motivo se construyó una avenida que va del aeropuerto a la ciudad, pasando por la zona hotelera. Las tendencias globales de establecer grandes cadenas hoteleras fue implementada con aparente éxito y hoteles como el Howard Johnson llegaron al puerto.

Asimismo, el boulevard fue remodelado y la Secretaría de Turismo del estado se dio a la tarea de promocionar el puerto como destino turístico de nivel internacional. Carteles y anuncios en medios impresos y electrónicos aparecían por doquier.

La campaña pareció surtir efecto, pues en un lapso no mayor a cinco años los flujos turísticos registraron un incremento considerable, y con el crecimiento de la oferta hotelera los empleos abundaron en ese ramo.

Veracruz inició una bonanza turística reflejada en cifras oficiales y en los bolsillos de los habitantes. Por desgracia, ese excedente de recursos no se ha enfocado para mejorar la vida del puerto, ni por el lado de la autoridad ni por el de los veracruzanos.

Las personas no supieron qué hacer con todo el dinero que ganaban gracias a los negocios que giran en torno al turismo veracruzano, así que daban a sus hijos demasiados pesos. Los jóvenes, descontrolados también ante la nueva situación, destinan esos recursos personales a comprar autos y a beber en el boulevard, este último denominado “boulevard de alcohol”. Como consumen bebidas alcohólicas sin límite y abordan sus vehículos en estado etílico, es común que terminen estrellándose en algún punto de la avenida.[7]

La nociva mancuerna alcohol-volante entre los jóvenes ha provocado un aumento en la inseguridad por accidentes automovilísticos. Esos son problemas sociales provocados por la bonanza turística, pues en poco tiempo, los veracruzanos se vieron inmersos en un círculo económico virtuoso que simplemente los descontroló.

Por el lado institucional se critica que la promoción del puerto, a cargo de las autoridades, incluya imágenes de playas hermosas, sitios históricos y arqueológicos siendo que el gobierno gasta todo en publicidad sin destinar un centavo a esas playas y sitios de Veracruz. Paradójicamente, se promueve algo que ellos mismos desconocen e incluso ignoran.

Algunos se preguntarán, ¿porqué Veracruz, siendo heredero de lugares ricos en cultura incluidos en la Lista del Patrimonio Común de la Humanidad como son El Tajín y Coatzacoalcos, no atrae el turismo cultural que Oaxaca? La respuesta es tristemente sencilla: a la población no le interesan sus propias tradiciones ni su cultura. La irresponsabilidad derivada de esa falta de conciencia de la sociedad civil no realiza presión alguna sobre las autoridades para que velen por la preservación del patrimonio cultural.[8]

Y como la gente no se interesa por conocer su propio patrimonio tampoco tiene incentivos para promoverlo. Aparentemente, la oferta turística del puerto se reduce a la facilidad de beber en plena calle.

Todos los elementos que forman parte de su identidad se están diluyendo por apatía y falta de interés de la población, aunado a que buena parte de los veracruzanos se inclinan más por lo material que por lo intelectual y dan al turista sólo lo que pide, olvidando que tienen mucho más que ofrecer, como es su patrimonio cultural.[9]

Otros más informados dirán, “El Tajín sí ha recibido el apoyo estatal”. Pero eso no es gratuito. A dicha zona arqueológica se le restauró de pies a cabeza por fines meramente lucrativos provenientes de altas esferas políticas, según se verá en el apartado que sigue.

Pseudo turismo cultural

El turismo también ha sido víctima del desenfreno, producto de la ambición de los políticos en turno. Ellos han formulado políticas erróneas, improvisadas, creando lo que se puede denominar “pseudo turismo cultural”, porque ni se realiza para conocer los sitios que conforman el patrimonio de la humanidad, ni arrojan los resultados positivos que supone el turismo. Lo único que provoca el “pseudo turismo cultural” es la destrucción del propio destino cultural y la amenaza de pérdida de la identidad.

Uno de los mejores ejemplos de “pseudo turismo cultural” comenzó en diciembre de 1999, cuando las calles, periódicos y revistas se vieron invadidas por publicidad que anunciaba un evento denominado “Cumbre Tajín 2000, Primavera del Milenio” a celebrarse en marzo de 2000. El máximo organizador del evento era el gobernador del estado de Veracruz, Miguel Alemán Velasco.

El Tajín es un sitio arqueológico perteneciente a la región conocida como Totonacapan[10], tan importante como Teotihuacan, Monte Albán o Palenque. Fue incluido en la Lista del Patrimonio Común de la Humanidad en 1992 por su valor universalmente excepcional. Pero no sólo se trata de un vestigio arqueológico, sino que en sus cercanías habitan los herederos de esa tradición totonaca. Las autoridades estatales hablaron con ellos, afirmando que el evento les beneficiaría porque llegarían los servicios a la zona y, lo más importante, la ocasión daría a conocer al mundo el patrimonio cultural tangible e intangible de los totonacas.

En efecto, la promoción del evento se basaba en la cultura del Totonacapan, incluyendo sus artesanías, danzas y tradición culinaria. Sin embargo, el programa del evento en sí mismo no tenía una sola connotación cultural. Lo que ofrecían eran talleres de lectura del café, runas nórdicas y aromaterapia, actividades que entran en lo que se llega a denominar “turismo espiritual”, pero disfrazado de turismo cultural.

Los habitantes de las zonas aledañas al Tajín no vieron ningún beneficio del turismo que el gobierno del estado estaba promoviendo. Al contrario: cercaron con malla ciclónica el lugar para limitar el paso sólo a aquellos que pagaran los quinientos pesos de entrada al parque temático o los cuatro mil pesos para hospedarse en el sitio arqueológico.[11] Paradójicamente, los pobladores, herederos naturales del patrimonio cultural totonaca, fueron quienes no pudieron asistir a la celebración que supuestamente se hacía para honrarlos.

También se les “vendió” la idea de que Cumbre Tajín les llevaría infraestructura más allá de los días del evento. Desafortunadamente, servicios como alumbrado público, líneas telefónicas y agua potable sólo funcionaron temporalmente. Terminado el evento, se acabaron los servicios.

"Lo único que el gobierno le donó a los papantecos fue el cascajo y los residuos de algunas instalaciones que quedaron en la zona. Nada más. Por ejemplo, construyeron una tubería de Papantla a El Tajín, pero una vez concluido el espectáculo cerraron la llave y el agua ya no corre más. Colocaron teléfonos y alumbrado público, pero también los quitaron. Se le dijo [al gobierno] que era peligroso introducir maquinaria pesada a El Tajín y la metió causando daños al patrimonio. Se le dijo que la planta tratadora de agua en nada beneficiaría a las comunidades y la puso para que los baños de la zona arqueológica [...] tuvieran agua limpia, mientras que los desechos se filtran al río que usa la comunidad para abastecerse de agua.”[12]

Anticipadamente, muchos vieron lo pernicioso que podía ser un evento como ese y meses antes manifestaron su negativa a la celebración de Cumbre Tajín. Se hicieron protestas a las puertas del sitio arqueológico y se envió un sinnúmero de cartas donde se explicaban los daños que podía provocar la realización del evento. Las protestas fueron encabezadas por funcionarios y arqueólogos del mismo INAH, estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), custodios del sitio arqueológico, periodistas y ciudadanos informados de todos los rincones del país.

Todos ellos señalaban el peligro que implicaba establecer el campamento que serviría como alojamiento para los visitantes en una zona donde siempre habían existido letreros de no excavar, pues algunos ductos de PEMEX que transportan gas atraviesan ese terreno, "constituyendo un riesgo latente para la integridad de sus personas, para las instalaciones de PEMEX y para la zona arqueológica."[13]

Y las cosas no se detuvieron ahí. Cumbre Tajín se celebró a pesar de todo y lo mismo ha ocurrido los dos años siguientes, aunque con mayores agravantes. La nueva “ocurrencia” de los organizadores para dar mayor “espectacularidad” y hacer que la Cumbre Tajín 2001 vendiera más, fue montar el escenario principal en plena zona de monumentos. Esa estructura pesaría mucho más de una tonelada, y si una pirámide no está hecha para soportar el peso del turismo masivo, menos estaría un conjunto de ellas para sobrevivir a tales excesos.

Al final, el anunciado escenario se colocó a las afueras de la zona. No por tener “conciencia cultural”, sino porque al hacer una prueba de resistencia a la estructura con mil quinientos policías encima como “objeto de peso”, el templete se derrumbó y con él las personas, muriendo uno de ellos y resultando gravemente lesionados cinco más. El percance se quiso esconder, pero de cualquier forma se puso una vez más en evidencia que lo que les importa es el lucro y la comercialización del evento, no la promoción y preservación del patrimonio cultural.

¿Qué cómo se han permitido atropellos de esa magnitud, tanto contra las personas como contra el patrimonio cultural? Gracias a que, como ya se dijo, el promotor principal del evento es el gobernador de Veracruz, con todas sus influencias y el poder que se requiere para corromper conciencias y funcionarios.

Ante Cumbre Tajín, "podemos ser testigos de la timorata política del CONACULTA al haber cedido, silenciosamente, a la petición del gobernador Miguel Alemán al autorizar la Cumbre Tajín 2001 en provecho de la economía de la administración veracruzana y de la gerencia de Televisa, que es la socia de este encuentro."[14]

El factor político juega un papel muy importante en el “pseudo turismo”. Pero también existen otro tipo de actores – como las empresas privadas – que tienen fuertes intereses en actividades como Cumbre Tajín. Si ambos actúan conjuntamente, se puede crear una combinación funesta para la promoción y preservación del patrimonio cultural, además de que se puede difundir una mala imagen de lo que podría ser un turismo cultural auténtico.

"Más allá del perjuicio físico que se presenta con ese tipo de eventos comerciales dentro de El Tajín, lo grave es el daño intangible que causa ese tipo de espectáculos cuando se tergiversa el sentido histórico y social de un patrimonio cultural."[15]

Conclusiones

Los cuatro casos descritos en estas líneas son francamente dramáticos, y aunque sólo se habló de México por ser mi país, del cual tengo evidencia e información de primera mano, el mismo esquema devastador se manifiesta en otros países. El adelanto tecnológico, las telecomunicaciones y la interdependencia que aporta la globalización tan sólo parecen detonadores de todos los males que puede aquejar a la sociedad mundial. Los efectos negativos que el turismo puede provocar lo presentan como la actividad más perniciosa que se puede realizar en cualquier lugar del mundo.

Y después de conocer todo lo malo que puede provocar el turismo, ¿todavía se le puede considerar la mejor estrategia para promover el patrimonio cultural en la globalidad? ¡Por supuesto que sí! La clave está en lo que señala Arturo de la Serna, de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, al indicar que "Las estadísticas han demostrado que el factor humano es el principal y único responsable directa e indirectamente del deterioro del patrimonio cultural."[16] Lo mismo sucede en cualquier actividad realizada o vinculada con el hombre.

Se sabe que los humanos son seres altamente complejos y las acciones que realizan tienen un lado racional y otro irracional. De éste último ya se habló lo suficiente. En la otra cara de la moneda se encuentra el turismo “racional” que se esbozó en la introducción de este trabajo, aquel que planea y evalúa todos los resultados que puede generar de llevarse a cabo, una modalidad turística que puede promover y preservar el patrimonio cultural y natural de la humanidad. Un turismo bien implementado es el que respeta las condiciones del lugar que va a promocionar. Si se trata del turismo vinculado a la cultura, la industria estará consciente de que lo primero es conservar el patrimonio antes que atraer viajeros.

Los daños provocados por el turismo en general y las prácticas turístico culturales no sólo se relacionan con la falta de planeación y la ambición económica, sino que también "la destrucción del patrimonio cultural se debe en gran medida a la pérdida del vínculo de amor entre la ciudad y el ciudadano y la pérdida de respeto del segundo por la primera."[17]

La tradición y su rescate, es decir, la preservación de la identidad es la verdadera modernidad, y el respeto al orden, tiempo y espacio al que se pertenece son elementos indispensables para la conservación del patrimonio cultural.

La población debe estar consciente de ello para renovar el lazo cultura-humanidad que tanto hace falta para sentirse parte de esos rasgos particulares que conforman el patrimonio cultural y nuestra propia identidad. Sólo en el momento que la población sienta al patrimonio como suyo será capaz de preservarlo y promoverlo.

Una de las lecciones más importantes que dejan los casos que exponen los efectos negativos o focos rojos del turismo es que "el simple hecho de ser herederos de una cultura tan extensa como diversa no garantiza el incremento inmediato del mercado turístico”,[18] sino que se requiere trabajar exhaustivamente para lograr lo que se desea: un turismo cultural que hermane y enriquezca a la humanidad.

Bibliografía

UNAM / Instituto de Investigaciones Estéticas, La sociedad civil frente al patrimonio cultural, (México: UNAM, 1997) 3º Coloquio del Seminario de Estudio del Patrimonio Artístico.

UNAM / Instituto de Investigaciones Estéticas, Patrimonio y turismo, (México: UNAM, 1998) 5º Coloquio del Seminario de Estudio del Patrimonio Artístico.

Hemerografía

"Apoyará Sectur promoción de Cumbre Tajín 2002" en El Financiero, 19 de septiembre de 2001, Sección Negocios, p. 23.

"Comienza mañana Cumbre Tajín 2002" en Reforma, 15 de marzo de 2002, Sección C (Cultura), p. 1.

"Contrastes de un festival en una zona sagrada" en Reforma, 14 de marzo de 2000, Sección C (Cultura), p. 4.

"Cumbre Tajín, fuera de la zona arqueológica" en El Financiero, 25 de mayo de 2001, Sección Cultural, p. 55.

"Defiende ley a la cultura oaxaqueña" en Reforma, 19 de septiembre de 2002, Sección C (Cultura), p. 1.

"El INAH no sataniza actos culturales en zonas arqueológicas" en Excélsior, 16 de febrero de 2001, Sección Cultura, p. 5.

"El Tajín, legado histórico de México, no de empresarios" en El Financiero, 31 de enero de 2001, Sección Cultural, p. 42.

"En El Tajín se actuará con legalidad" en Excélsior, 13 de febrero de 2001, Sección Cultura, p. 7.

Gastrotur, México, Año XIX, No. 235, 15 de diciembre de 2001 al 15 de enero de 2002.

Gastrotur, México, Año XX, No. 239, 15 de abril al 15 de mayor de 2002.

"Impulsan el turismo cultural" en Reforma, 7 de septiembre de 2001, Sección C (Cultura), p. 1.

"La cultura ¿.como negocio? en Alto Nivel, México, Septiembre 1998, p.p. 95-112.

"La laguna de Bojórquez, en Cancún, ejemplo de degradación ecológica" en El Financiero, 23 de marzo de 2001, Sección Cultural, p. 53.

"Movilización nacional de trabajadores del INAH contra la Cumbre Tajín" en Excélsior, 6 de marzo de 2001, Sección Cultura, p. 5.

"Oaxaca, la magia de la tradición" en Celular, México, Febrero 1997.

"Organizadores con 'permiso tácito'. Solicitan suspensión de Cumbre Tajín ante un juez federal" en El Financiero, 15 de febrero de 2001, Sección Cultural, p. 44.

"Pese al accidente, los planes no cambiaron. El Tajín, un festival inamovible" en El Financiero, 23 de marzo de 2001, Sección Cultural, p. 52.

"Plantean referéndum para Mc.Donald's" en Reforma, 21 de agosto de 2002, Sección C (Cultura), p. 1.

"Plebiscito, si se niega espectáculo final de Tajín 2001" en Excélsior, 10 de febrero de 2001, Sección Cultura, p. 9.

"Razona Toledo con Mc.Donald's. Califican al Zócalo de lugar sagrado" en Reforma, 6 de septiembre de 2002, Sección C (Cultura), p. 1.

"Reaccionan ante Mc.Donald's" en Reforma, 30 de agosto de 2002, Sección Buena Mesa, p. 15.

"Tajín 2000, primavera del milenio. Ultiman detalles entre controversia" en Reforma, 14 de marzo de 2000, Sección C (Cultura), p. 1.

"Tendrá zona del Tajín un espectáculo propio" en Reforma, 18 de marzo de 2002, Sección C (Cultura), p. 1.

 

Recursos electrónicos

www.inah.gob.mx

www.cumbretajin.org

Otras fuentes

Ponencia "Mc. Donalds en Oaxaca", presentada por el Lic. Rafael Alcérreca dentro del curso Evaluación de Proyectos de Inversión, ITAM, 13 de septiembre de 2002.

Seminario-taller Gestión del Patrimonio Cultural, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) / Espacio Espiral A.C. / Alianza Francesa, 16 al 20 de junio de 2003.

Testimonios de Jacobo Alvarado, diseñador de Oaxaca y habitante de Cancún, 6 de agosto y 16 de octubre de 2002.

Testimonio de Luis Mireles, economista de Veracruz, y Lucero Méndez, comunicóloga de Veracruz, 13 de septiembre de 2002.



[1] Tasajo es carne seca tradicional de Oaxaca.

[2] Un turista mochilero es aquel que viaja sin mucho dinero, tan sólo con una mochila a la espalda donde lleva algunos cambios de ropa, una botella de agua y en ocasiones una manta por si tiene que dormir a la intemperie. El turista mochilero no llega a grandes hoteles, sino que acude a casas de huéspedes o pequeños hoteles familiares.

[3] Ponencia "McDonalds en Oaxaca", presentada por el Lic. Rafael Alcérreca dentro del curso Evaluación de Proyectos de Inversión, ITAM, 13 de septiembre de 2002.

[4] Francisco Toledo - uno de los pintores contemporáneos más importantes de México, considerado líder del movimiento -, Luis Castañeda Guzmán, Hugo Hiriart y Rafael Tovar y de Teresa - entonces director del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) -, fueron algunos de los que redactaron La Hoja Volante, un manifiesto en el que solicitaban la protección de los conventos de Santo Domingo, La Soledad, El Carmen y La Compañía. Para legitimar sus acciones legalmente y ser un interlocutor formal ante la autoridad, los firmantes de La Hoja Volante constituyeron ProOax el 4 de agosto de 1993. ProOax se ha convertido en la voz que defiende el patrimonio de Oaxaca y que con sus acciones y actos públicos es un foro que denuncia todo abuso que se intente hacer contra la cultura oaxaqueña.

[5] "Defiende ley a la cultura oaxaqueña" en Reforma, 19 de septiembre de 2002, Sección C (Cultura), p. 1.

[6] El destino turístico de Cancún se desarrolló en torno al Sistema Lagunar Nichupté y su principal laguna es Bojórquez. Cuando llegan los turistas al puerto y se encaminan a la zona hotelera, un lado del paisaje ofrece la gama de azules del Mar Caribe y el otro la laguna de agua dulce. “La laguna de Bojórquez, en Cancún, ejemplo de degradación ecológica” en El Financiero, 23 de marzo de 2001, Sección Cultural, p. 53.

[7] Testimonio de Luis Mireles, economista de Veracruz, y Lucero Méndez, comunicóloga de Veracruz, 13 de septiembre de 2002.

[8] Ibidem.

[9] El patrimonio cultural que conforma la identidad veracruzana conjuga elementos precolombinos y las primeras manifestaciones coloniales por ser el puerto donde desembarcó Hernán Cortés al llegar a México. Se compone, entre muchísimos otros, de tangibles como el ya mencionado fuerte de San Juan de Ulúa, el Museo de la Marina, el Edificio de Correos, la Catedral de la Asunción y la Casa del poeta veracruzano Salvador Díaz Mirón, e intangibles como las canciones interpretadas por los jaraneros y la comida típica que incluye “picaditas”, tlacoyos y plátano macho frito.

[10] Se traduce como "rayo o trueno"

[11] Esas cantidades corresponden a un aproximado de 45 y 360 dólares respectivamente.

[12] "El Tajín, legado histórico de México, no de empresarios" en El Financiero, 31 de enero de 2001, Sección Cultural, p. 42.

[13] "Contrastes de un festival en una zona sagrada" en Reforma, 14 de marzo de 2000, Sección C (Cultura), p. 4.

[14] "Decepción cultural" en El Financiero, 16 de marzo de 2001, Sección Cultural, p. 52.

[15] "Cumbre Tajín, fuera de la zona arqueológica" en El Financiero, 25 de mayo de 2001, Sección Cultural, p. 55.

[16] Arturo de la Serna, "Proyectos de rescate patrimonial" en UNAM, Patrimonio y turismo, (México: UNAM, 1998 ), p. 113.

[17] Esperanza Ramírez Romero, “El acueducto de Morelia y la participación de la sociedad en su restauración” en UNAM, La sociedad civil frente al patrimonio cultural, (México: UNAM, 1997), p. 53.)

[18] Víctor Morel Flores Chapa, “Promoción patrimonial” en UNAM, Patrimonio y turismo, Op. cit., p. 75.

antropologia y arqueologia

PIE DE PAGINA
Ciudad Virtual de Antropologia y Arqueologia es un emprendimiento del Equipo NAyA.
Ultima modificación de esta página 21/10/13
http://www.antropologia.com.ar
http://www.arqueologia.com.ar
 
http://www.naya.org.ar

© Equipo NAyA / 1996-2013